Emociones que nos impide ser felices.

Los seres humanos tenemos la tendencia a obtener más emociones inefectivas que efectivas o sea emociones que nos impide ser felices.  El termino emoción tiene su raíz en la palabra Emotere, el cual del latín significa mover.

El prefijo e (e-moción) implica alejarse o acercarse a una persona o circunstancia determinada, por lo que en toda emoción hay una tendencia implícita a actuar. E-motion es igual a la energía en acción.

Así mismo, desde el Coaching Ontológico, decimos que las personas son observadoras de lo que les suceden en su realidad cotidiana desde tres aspectos (dominios), cuerpo, emociones, lenguaje. (Cabe acotar, que las personas que tienen necesidades especiales derivadas de una discapacidad quizás tengan otra percepción en la observación de su propia realidad). 

Los tres dominios lo notamos en:

-Corporalidad: lo vemos en las posturas físicas, en gestos, movimientos, en la respiración, en la forma como observo al mundo.

-Emocionalidad: aquí comprende las emociones y los estados de ánimos. Se la interpreta como la predisposición para la acción. Son los estados cambiantes como rabia, resentimiento. Si estoy con rabia, hay cosas que no voy a observar y la interpretación que le daré a lo que me pasa, será una emoción que no me permitirá cambiar las acciones que deseo tomar en las relaciones vinculares o interpersonales.

 En las otras personas se produce repercusión en el sistema límbico (conjunto de zonas del cerebro encargadas de regular las emociones, entre otras funciones), invitando de alguna manera, a los demás a alejarse de mí.

-Lenguaje: permite hacer distinciones: sacar algo que estaba en el trasfondo y ponerlo en palabras. Se toma al lenguaje como generador de la realidad.

 

Dolor y sufrimiento

Desde las emociones, se pude decir, que cuando somos niños, tenemos incorporadas emociones básicas como, alegría, miedo, enojo, tristeza y cuando vamos desarrollando nuestro ciclo vital de vida, se va interconectando con otras emociones. Por ejemplo, tristeza por la pérdida de un ser querido con enojo ya que ese hecho que sucedió es considerado como algo que no tenía que suceder, prima más el resentimiento.

Otro ejemplo: tengo la posibilidad de ser gerente en la empresa que trabajo, sin embargo, el puesto se lo dan a otro que yo considero que es ineficiente. Aparece la emoción de enojo, y siento que no se me tuvo en cuenta y cuando me acuerdo de este hecho, me pongo mal y me resiento por ese esa situación.

Así mismo, cuando hay una situación de falta de dinero, aparece la emoción de miedo de no llegar a fin de mes, se convierte en ansiedad o angustia.

Entonces, pasa que no estoy elaborando esas emociones con inteligencia y la estoy llevando a un estado de ánimo, que es más difícil salir del mismo (ansiedad, angustia, desesperanza).

La felicidad en la vida no depende de una emoción que se esté vivenciando, si no de la capacidad que se tenga para elaborar esa emoción con inteligencia.

Desde este aspecto no existe emociones buenas o malas, ya que los seres humanos nos inclinamos a sentir más cariño por el placer y un desagrado al dolor.

Si hay algo que no es significante para alguien ese hecho o situación que le sucede no producirá en él, una reacción (emoción). En cambio, sí es significativo para ese alguien, disparará en la persona, una fuerte reacción emocional (fallecimiento de un ser querido, separación de la pareja, un examen desaprobado).

Existen más emociones que nos impide ser felices y no la percibimos como algo que nos cierra posibilidades para poder prosperar interiormente.

También, existen emociones que sí, nos lleva a estar felices y ser prósperos interiormente o en los diferentes ámbitos de la vida.

 

“El dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional”. Buda.

 

¿Puedes reconocer emociones que nos impide ser felices?

¿Tienes habilidades para prevenir esas emociones?

¿Te gustaría participar en un taller virtual sobre emociones?

 

Gracias por compartir tu estilo de vida.